…bueno, solo mi mundo. Han terminado dos semanas, quiza las mejores que he tenido en mucho tiempo, llegue hace un par de horas del aeropuerto donde deje a mi “ex” y nuestra hermosa hija de 3 años, quienes han vuelto a su hogar en el norte del país. Fueron dos semanas donde nuevamente vivi esa bella emocion que es ser padre, claro, sin algunos pequeños sacrificios como un labio partido y dos golpes fuertes en la nariz, (golpes que me dio sin mala fe la niña), ademas de mis finanzas cerca de la ruina.
Pero dicen que el amor no tiene precio, y hay que vivirlo en carne propia para darse cuenta de lo cierto que es esa frase, solo tengo un par de horas que ya no esta conmigo y siento un inmenso vacio en mi, extraño sus risas, sus constantes travesuras, sus constantes llamados, extraño comer con ella, que me brinque encima. La casa esta silenciosa, se siente enorme, pero al mismo tiempo hueca. Nuevamente puedo sentarme en mi compu y oir mi musica favorita, nada como el jazz… “daddy’s gonna miss you” de “The Yellowjackets” suena para sentirme enormemente melancolico sin llegar a la depresion. Mis perros duermen tranquilos, se ve que la extrañan tanto como yo. Uno no se da cuenta de cuanta diferencia hace un niño en la vida de uno.
Se acabaron estas dos semanas, y todo vuelve a la “normalidad”, se siente extraña esa frase, siento como si esas dos semanas fueron vacaciones de mi rutina diaria, ironico pensar que esa es la vida normal para las personas de familia, para quienes un dia sin sus niños son casi inimagiables. Aun asi no siento envidia de ellos, uno puede planear su vida, pero no su destino, quien sabe, quiza algun dia en el futuro pueda ser un padre de tiempo completo para mi hija, tal vez tenga una nueva familia mas adelante, tal vez no. Prefiero pensa que si.

De cualquier modo, estas dos semanas me dejaron una nueva perspectiva de la vida, una nueva razon para esforzarme por ser mejor, que la vida sigue y solo podemos esperar lo mejor de ella, solo terminaron estas dos semanas, pero en unos meses la vere nuevamente.

Anuncios