Tomado de la página Maoz Israel

Agosto 2008
Tamuz – Av  5768

Asher Intrater

El Nuestro hijo más joven, Amiel, de 16 años, estuvo presente en el ataque terrorista del miércoles 2 de julio en Jerusalén. Este es su relato como testigo ocular:

Me fui caminando al centro de la ciudad desde la estación central de autobuses, y estaba esperando en un crucero, en la esquina de las calles Sarei Israel y Jaffa. A toda velocidad sobre la calle de Sarei Israel venía una excavadora enorme hacia mí, la cual pasó por encima de un coche y lo aplastó. La excavadora continuó los destrozos tratando de aplastar otro coche azul. La conductora del coche azul hizo patinar los neumáticos de su coche en pánico y alcanzó a escapar.

 Yo estaba del lado derecho del crucero; y un camión se encontraba del lado izquierdo. La excavadora pasó cerca de mí a unos pocos centímetros mientras daba vuelta hacia la calle Jaffa. Se fue directo contra el autobús. Yo ya estaba libre de peligro. Pero la excavadora siguió avanzando, dio un giro a la derecha para golpear una parada de autobús llena de ciudadanos que huían para salvar la vida. Echó marcha atrás, y siguió avanzando.

Un joven ortodoxo pasó a mi lado corriendo hacia el autobús gritando: “¡Un arma! ¡Un arma! ¿Nadie trae un arma?”.

La excavadora siguió. Esta vez golpeó un autobús en su costado derecho, echó marcha atrás, y luego levantó el autobús para hacerlo caer de costado. El autobús estaba lleno de personas.

Traté de llamar al 100 [la policía], pero la línea estaba ocupada. Como soy voluntario del escuadrón de rescate de Jerusalén, los llamé al 101.

101: “Buenos días, está llamando a Red Magen David”.
Yo: “¡Hay un ataque terrorista en la calle de Jaffa! Un tractor está golpeando todo a su paso”.
101: “¿A qué altura de Jaffa?”.
Yo: “Vengan desde la estación y lo verán. Está al principio de la calle de Jaffa cerca de la estación de autobuses”.
101: “Allí estaremos de inmediato”.

Baby saved from terror act

Bebé que fue arrebatado de un coche segundos antes de que el terrorista lo aplastara con la madre del niño dentro.

Ciudadanos armados, soldados y policías iban corriendo hacia el terrorista cargando sus armas. Del autobús volteado las personas estaban comenzando a salir. Salió una mujer llevando un bebé que lloraba, cubiertos de manchas de sangre. Una mujer estaba siendo atendida en el suelo, su pierna estaba cubierta de sangre, y los dedos del pie estaban completamente torcidos. Salió un hombre, manchado de sangre, gritando con dolor “mi hombro” y maldiciendo al terrorista.
Le llamé a mi madre para decirle que estaba bien. Mientras estaba hablando con ella, se comenzaron a escuchar disparos. “¿Escuchas los disparos, Mamá? Están disparándole al terrorista”.

Resultó que el joven religioso que estaba pidiendo un arma era un soldado de comando que estaba de vacaciones. Tuvo éxito en conseguir una pistola prestada, se trepó a la cabina de la excavadora, mientras el terrorista gritaba: “Alá Akbar”. Le disparó tres veces al terrorista, matándolo al instante, y detuvo la destrucción y la masacre.

Hoy, Israel llora la pérdida de 3 muertos y docenas de heridos. Después de todos estos años se sigue escuchando el llanto de “Raquel, que llora por sus hijos” (Jeremías 31:15) a manos de la violencia demoníaca sin sentido. Yeshua también llora por Jerusalén (Lucas 19:41). Así como los bebés fueron asesinados en la época del nacimiento de Yeshua (Mateo 2:18), y nadie entendió por qué sucedió; de la misma manera, el pueblo de Israel no entiende por qué tanta gente en el mundo los odia.

Batsheva Unterman, mother of the baby

Batsheva Unterman, madre del bebé.

No obstante, en medio de esta tribulación, el remanente mesiánico sigue creciendo en Israel. La gente está siendo salvada todos los días. Está sucediendo un milagro delante de nuestros ojos. Las Escrituras del Nuevo Pacto hablan de un tiempo de tribulación al final de los tiempos (Mateo 24, Marcos 13). También hablan de que “todo Israel será salvo” (Romanos 11:26). La idea de la tribulación de los postreros días y la salvación de Israel provienen de una misma fuente.

Jeremías 30:7:“Será un tiempo de angustia para Jacob, pero será librado de ella”.

Daniel 12:1: “Habrá un período de angustia […] serán salvados los de tu pueblo”.

Cuando Pablo (Saulo) habló acerca de la salvación de Israel y Yeshua habló acerca de la tribulación de los últimos tiempos, ambos tenían estos versículos en mente (entre otros). La tribulación y la salvación están conectadas entre sí. De esto aprendemos:
1. Habrá tribulación en los postreros tiempos.
2. Durante ese tiempo, Israel será salvo.
3. Estaremos aquí durante ese tiempo para ayudar a traer la salvación prometida.

Mientras Israel se encuentre en el proceso de ser salvo, el diablo estará lleno de pánico y furioso porque sabe que le queda poco tiempo (Apocalipsis 12:12). La salvación de Israel es la última etapa del Reino de Dios antes de la Segunda Venida y la Resurrección de los Muertos.

Durante casi dos mil años, fue imposible pensar en Israel como una nación, mucho menos pensar que habría un avivamiento dentro de esa nación. Pero hoy, a pesar de la jihad islámica y el antisemitismo mundial, la nación de Israel ha sido reestablecida, y hay más de 10,000 judíos mesiánicos viviendo en el país. Todos estos creyentes están unidos en oración, alabanza y profecía para que todo Israel sea salvo y están dispuestos a enfrentar la tribulación que lo acompañará.

Una mujer policía le disparó al terrorista que iba manejando la excavadora, alcanzándolo en un costado de la cabeza y dejándolo inconciente. Un policía se asomó a la cabina de la excavadora, vio al terrorista caído y pensó que estaba muerto. Segundos después, un hombre ortodoxo lanzó una piedra que golpeó al terrorista y lo despertó. El terrorista, un árabe de Jerusalén Oriental, piso el acelerador y continuó con su destrucción golpeando el coche de Batsheva Unterman.

Dead terrorist in the bulldozer

Unos testigos vieron que había un bebé en el asiento trasero, por lo que utilizando una palanca abrieron la puerta trasera y sacaron al bebé. El terrorista entonces golpeó el coche una vez más, aplastándolo por completo y matando a la madre del niño. El marido de Batsheva, Ido, un banquero inversionista, se enteró hasta siete horas después de que su esposa había sido asesinada. Durante muchos años los Unterman habían querido tener hijos, y apenas hacía seis meses que nació su primer hijo. Parientes de los Unterman afirman que la policía no confirmó la muerte del terrorista la primera vez (o sea: no le volvió a disparar para asegurarse de que estuviera muerto) porque estaban paralizados de temor de que se tomara alguna acción legal en su contra por abrir fuego ilegalmente contra un terrorista herido. Fue hasta después de la muerte de Unterman que un soldado con licencia subió a la excavadora y le puso fin al ataque con una pistola prestada.

Es importante en estos tiempos que conozcamos la promesa de pacto de la protección divina del mal.

Salmos 91:10-11: “Ningún mal habrá de sobrevenirte, ninguna calamidad llegará a tu hogar. Porque él ordenará que sus ángeles te cuiden en todos tus caminos”.

Nosotros afirmamos esto como familia cada viernes antes de tomar la cena del Sabbath. Por favor, acompáñenos en fe y en compañerismo.

Asher Intrater es el director de Revive Israel Ministries y es pastor de la congregación Ahavat Yeshua. Para mayores informes, sea tan amable de consultar su sitio web en http://www.revive-israel.org/.

Anuncios